viernes, 17 de octubre de 2008

Blog Action Day: La pobreza

Este año podría haber hecho como el anterior, y proponer una solución a la pobreza, desde el punto de vista de qué podemos hacer cada uno y centrándome en la actitud que deberíamos tener más que en acciones concretas, sólo citadas a modo de ejemplos. Ciertamente, las soluciones a la pobreza son parecidas a las que propuse en su momento para el cambio climático. Plantearse el por qué de las cosas, mirarlo todo a vista de pájaro y pensar qué estamos haciendo en nuestra vida que afecte a los demás, tratando de remediarlo y de mejorar la convivencia entre vecinos de escalera y hasta de planeta.

Pero no. Este año, para el Blog Action Day (aunque sean dos días tarde), voy a hablar de cómo veo la pobreza en mi vida y lo que me temo que pasará ahora.

Yo, como supongo que debe pasarles a otros jóvenes (y no tan jóvenes) de clase media, media-alta o alta, no soy consciente realmente de la pobreza. No es algo que forme parte de mi vida. Estoy en una burbuja que hace que vea los problemas de la gente por televisión y me parezcan más de lo mismo. Y, al salir a la calle, como mucho veo a gente pidiendo dinero en los trenes y a jovencillos que "pegan el palo" a otros jovencillos y que me hacen preguntarme qué tipo de vida tendrán en casa.

Por lo demás, oigo hablar mucho de la dichosa crisis, del paro, del bajón de la construcción... Si, yo soy el primero que se ha quedado sin trabajo, pero aún no he visto ni sé de nadie de mi entorno que se haya visto obligado a vivir debajo de un puente.

La solución a mi problema sé que es bien fácil: me hago voluntario de alguna asociación y me puedo hartar a concienciarme. Aunque hace tiempo que me lo estoy planteando, no creo que vaya conmigo (sé que puede sonar típico). Y para el del mundo, entre los avances científicos existentes, los que merece la pena buscar y las soluciones que aportemos cada uno (véase el post mencionado anteriormente), podríamos con ello.

Por otro lado, mirándolo todo desde arriba, me da miedo lo que puedan llegar a hacer esas personas que controlan el cotarro en Europa y el mundo. Tenemos una crisis de aúpa por comerciar con cosas que no existen y con percepciones de lo que pasará con el pelo de rata blanca en el mercado de la leche pasteurizada si los topos subterráneos suben la demanda, habiendo construido un mundo y una sociedad que no puede avanzar sin consumir.



Por eso, si antes ya costaba arrancar compromisos de ayuda al Tercer Mundo, veremos qué pasa ahora. ¿Por qué vamos a dejar de contaminar si la India y China lo hacen cada vez más y EEUU no hace nada? Berlusconi y otros 8 países más ya piden rebajar las exigencia en materia de cambio climático de la UE. ¿Cuánto queda para que se rebajen los compromisos con el Tercer Mundo?

Quiero creer en la esperanza de una refundación del capitalismo, que haga una sociedad más justa, pero me cuesta. Son momentos en que seguiría a quien me propusiera una dictadura de las ONGs. Pero, como tantas otras veces, siempre nos quedará contribuir con alguna de ellas o votar en las próximas elecciones. Aunque, la verdad, creo que nos importará más quien nos promete la disponibilidad de nuestros ahorros en el banco (hasta 100.000 euros, esos que tengo yo triplicados en 3 o 4 cuentas), que en lo que podamos hacer por los demás.

1 comentario:

Clash dijo...

Hola Catman,

Finalment m'he engrescat, per aquest motiu...t'aconsello que miris la següent pàgina:

http://tender-man.blogspot.com/2008/10/la-pobresa.html

Salut i força!