jueves, 24 de enero de 2008

Los crímenes de Oxford

Director: Alex de la Iglesia

Guionistas:
Jorge Guerricaechevarría, Alex de la Iglesia

Año:
2008

Reparto:
John Hurt, Leonor Watling, Elijah Wood, Anna Massey, Dominique Pinon, Jim Carter, Julie Cox









Mala. Muy, muy mala. Así describiría yo la película en cuestión rápidamente.
Si bien es curioso que las matemáticas sean el punto de originalidad de una historia de intrigas y asesinatos, es eso mismo lo que lleva la película al desastre. El resultado es aburrimiento a los 15 minutos de película.


El mayor fallo en la historia aparece en su planteamiento. Incluso antes de plantear los sucesos, las relaciones entre los personajes son tan poco creíbles que evitan que nadie conecte con el espectador. Luego, nos encontramos con una historia de asesinatos que plantea todo su desarrollo basándose en suposiciones de los protagonistas, investigadores del caso ante la ineptitud de la policía. En fin, vamos a entrar en materia.

Al principio se nos presenta a un profesor prepotente y chulito a más no poder que da conferencias en la universidad de Oxford. Luego aparece Elijah Wood, un joven decidido a conseguir la ayuda del profesor para su tesis doctoral. En el primer momento ya se nos presenta a este como un chico curioso, con esas características tan tópicas de una mala película como son dejar que el protagonista toquetee todo lo que quiera en lugares desconocidos para acabar creando un aire de misterio. Luego, los dos personajes se conocen de una forma muy típica americana (peliculera), aunque en este caso estuviera justificado. En este punto hay que destacar que los discursos matematico-filosóficos ya aburrían. Además, en algunos momentos decían varias tonterías discutibles bajo mi humilde punto de vista no filosófico ni matemático.

Elijah es, además, un chico feliz en ocasiones, para ser un chico triste en otras, y luego pasar a ser la mar de listo después de mostrarse como un estúpido. Un personaje poco contradictorio, ciertamente.

El otro tipo de relación entre personajes que no da el pego es el supuesto atractivo sexual de Elijah Wood. Si bien un chico pequeñito y de ojos azules puede resultar "mono" para ciertas mujeres, cosa que no pongo en duda, que las dos únicas chicas jóvenes que salgan se sientan atraídas por él es muy cogido por los pelos. Aunque creo haberle encontrado una explicación curiosa.

No sé si es un problema o un acierto por petición de los realizadores, pero la película tiene un detalle muy claro. Todos, absolutamente todos los personajes de la película son feos. Y no me baso en mi opinión únicamente, sino de una forma más general, en la caracterización de esas personas. Me refiero a gente con aires de dejadez, con elementos de su cara exagerados, con deformidades físicas o enfermos. Todos, menos los protagonistas. Por ello me imagino que Elijah Wood es un soplo de aire fresco al lugar, y corren todas desesperadas a por él. Si no es esta la explicación, no lo comprendo.

La relación entre Elijah Wood y la demasiado-liberal Leonor Watling merece un análisis más pormenorizado aún. Sé que es un insulto practicamente, pero parece una relación pederasta. Una mujer con todas las letras con un chico con un problema de crecimiento preocupante que intenta suplir dejándose barba, o más bien pelusilla, como también se está viendo en las ruedas de prensa que da para vender la película dicho actor.

Y, para acabar, la pareja citada es protagonista de una escena tan curiosa como repugnante. Los culpables, unos spaguettis. Yo debo ser muy conservador en este tema, o quizá corto de miras, pero no les veo ninguna carga sexual. Y menos al hecho de tirarselos por encima. Tengo grabada en mi retina la imagen del señor Wood con el pezón lleno de tomate y esa sonrisa de Frodo puesta, y no me deja dormir muy bien.

Es necesario citar que algunos personajes sí estan bien planteados y cumplen su cometido, aunque hay algunos sin función alguna o sencillamente poco creíbles. Como he dicho antes, la policía es bastante ridícula, no sé si con objetivo humorístico.

Por otro lado, toda la trama de misterio no tiene ningún aliciente ya que, como ya he dicho, se sustenta en la temprana suposición de los dos protagonistas. La policía, lejos de hacer un buen trabajo, se dedica a mostrarse como un conjunto de pueblerinos que estorban para el objetivo de la película.

Hay un hecho que sí me ha resultado misterioso. No entiendo la función de situar la historia en el año 1993. Quizá era porque el libro se desarrollaba en ese año, me imagino.

Esto hace que toda la película deba estar ambientada en ese año. Por ello, los móbiles son gigantes, los ordenadores antiguos y... Y ya está. Porque el resto no tiene mayor trascendencia. Bueno, que Leonor Watling viste con un aire a Thelma y Louise que no sé si tiene algún fin erótico, igual que su pose con delantal para cocinar, con partes de su cuerpo a la vista. Esta escena, por cierto, transcurre junto con el citado "momento de los spaguettis". La peli tiene otras curiosidades como que los hospitales son de la primera guerra mundial, y el aeropuerto es como mi habitación de grande. En este último, además, los aviones despegan después de 15 segundos de haber embarcado. Esto, más que una crítica meramente puntillosa es una crítica al avión volando como recurso para ayudar a la narración que precisa ese momento, que se tiene que apoyar en dicha puntilla para sostenerse.

En fin, una película que falla en su guión, por su nula conexión con el espectador, y en su aspecto visual, muy poco acertado.

La gracia: podría haberse titulado "Los matemáticos detectives"
La puntilla (la enésima): cómo se descubre el final, que es el despropósito último

Le doy 1 de 5 chapitas (si, como el Motorista Fantasma de mala).

2 comentarios:

Matthew dijo...

No he visto la pelicula, para opinar acerca de tu reseña cinefila...destaco que el señor frodo se dedica a otras peliculas..jja
esa pelicula me encanto..pero sobre todo era mejor el libro

t envito a participar a nuestra asociacion opinando

http://asociaciondelbuenescribir.blogspot.com/

saludos

Catman dijo...

supongo que la película que dices que te encantó fue El Señor de los Anillos... Yo, como habrás visto, no recomiendo Los crímenes de Oxford.

En cuanto tenga un momento me paso por tu blog.

Saludos!